Ampliación del espacio democrático

La construcción de sociedades democráticas y participativas donde la voz de las personas es escuchada, tomada en cuenta y forma parte del proceso de toma de decisiones en los asuntos más importantes de nuestras comunidades, a través del diálogo, el pluralismo y la tolerancia, requiere del respeto a derechos humanos como la libertad de expresión y opinión, el derecho de reunión pacífica, el derecho de asociación, el derecho a defender derechos humanos y la participación en la vida pública con pleno respeto a la igualdad y la no discriminación, el respeto al interés superior de niñas, niños y adolescentes y la integración efectiva de la perspectiva de género.

Sin embargo, quienes deciden alzar la voz y participar, denunciar la corrupción, exigir transparencia, proteger sus derechos y los de otras personas, en ocasiones enfrentan la hostilidad, el desprestigio, la violencia o la criminalización por parte de quienes ven sus intereses afectados, provocando que quienes alzan la voz a favor de tus derechos estén en riesgo.

Para contribuir a superar estos riesgos, trabajamos para fortalecer el espacio democrático, por medio de: